Reseña analítica del libro “Mi reino no es de este mundo” Jaime Rodríguez, ufólogo ecuatoriano

El libro titulado MI REINO NO ES DE ESTE MUNDO es una conclusión de los 37 años de investigación del ufólogo cuencano Jaime Eduardo Rodríguez Tanguay  nacido en el año de 1956. Él se dedica a la investigación y difusión del fenómeno OVNI y los grandes enigmas de nuestra humanidad, es decir toda aquella información que no ha sido publicada por el sistema. Él toda la autoridad sobre esta temática, debido que desde muy joven empezó a indagar sobre el tema de los ovnis, de los extraterrestres, y es un ufólogo reconocido en Ecuador, pese a tener denuncias por falsedad en su evidencia.

El propósito de este libro es llevar un mensaje reflexivo sencillo y profundo a la vez, lo que tal vez en algún momento  se reconozca como la fórmula para encontrar la paz interior, en el libro nos explica que luego de un largo peregrinar en la búsqueda de información, y después de haber llegado a entender la grandeza del trabajo de Dios, pero no del dios de los Judíos como mal nos enseñan nuestros padres, sino del DIOS UNIVERSAL, cuya conciencia rige todo el universo hasta donde lo entendemos, acercándose a la comprensión del entorno no cósmico y al estudio de la vida extraterrestre y luego de haberse dado cuenta de que nuestro propósito en esta vida NO responde para NADA a lo que “el Sistema” nos ha hecho creer.

Seria ser parcial si le otorgamos a este libro un contexto histórico, puesto que es un libro que basa en sus páginas 37 años de investigaciones, en diferentes lugares, con diferentes entornos sociales, culturales.  

Palabras claves: Nivel de consciencia, sistema, pecera.

El libro empieza con un análisis de lo simple de nuestras vidas gracias al sistema, ese sistema que miente, pero se encarga por medio de los llamados programas de educación y de una mercadotecnia absurda, de hacernos comprender la vida de la manera totalmente equivocada en que al sistema le interesa que la entiendas, mas  no como realmente debes comprenderla y vivirla. Es decir de una manera sana y ordenada, de una manera consciente, asumiendo claramente, que si deseas ver la vida con objetividad, tienes que aplicar mucho de algo que ahora casi ha desaparecido y que se llama mística que es el compromiso personal con lo que haces.

Somos energía consciente de vida que está en este plantea para vivir una experiencia física en un proceso de evolución camino al infinito, pero esto solo lo entenderemos si estamos despiertos y vemos con claridad, y a su vez así se obtendrá la ILUMINACIÓN que se requiere para empezar a caminar por el sendero que nos llevará muy cerca de lo que Rodríguez entiende por felicidad, ya que a la única persona que le interesa que uno sea feliz, es a uno mismo, pues el sistema en el que vivimos está diseñado para apartarnos de mi opción real espiritual, y al no haber esto, no se puede conseguir la paz interior que viene siendo el cimiento de todo el camino a recorrer el tumbo a la felicidad.

Es por esto que Jesús de Nazaret, el ser más brillante de los seres extraterrestres que han pisado este planeta vino para darnos un mensaje tan sencillo y profundo a la vez, que hasta ahora el 90 por ciento de esta humanidad no lo ha entendido, pues se han pasado idolatrando al mensajero y se han olvidado del MENSAJE, “SOLO LA VERDAD NOS HARÁ LIBRES”. Muchos mercaderes de la Fe se han dedicado a levantar fortunas con el nombre de Jesús y a hacer estatuas para adorarlas y refugiar sus conciencias en los diezmos, auto nombrándose los únicos intermediarios entre Dios y los Humanos. Induciendo a la gente a adorar a una estampa o a una imagen de alguien que nadie sabe qué forma tenía pero que para ellos es “Ley” y de esta manera se pasan la vida rindiendo culto a un PERSONAJE y se olvidaron de la esencia, del Mensaje.

Cuando abras los ojos, verás como todo cambia, que el pasado está muerto, que NO EXISTE, porque sólo el presente está vivo si tú estás despierto en él y el futuro es únicamente una herramienta que utiliza el ego para darte falsas esperanzas.  La vida es Ahora, para abrir los ojos necesitas, dejar el ego de una lado, llamamos ego a aquello que siempre se identifica con cosas materiales, o a lo que nos hace creer que somos mejores que el resto.

Rodríguez dice: <<Si alguien me pidiese definir, qué somos, le diría que somos: ENERGÍA CONSCIENTE DE VIDA, VIVIENDO UNA EXPERIENCIA FÍSICA EN ESTE PLANETA… y para esto utilizamos nuestro cuerpo y nuestra mente, teniendo así la trilogía humana. El ser humano le dedica el 34% de energía y de interés a cultivar su cuerpo, a la mente le dedican el 62% de su atención y tan solo le dedicamos el 4% de nuestra energía a la consciencia, siendo esta la verdadera tragedia del ser humano, este desfase ocurre porque el sistema en el cual vivimos, está diseñado únicamente para que nos movamos entre Cuerpo y Mente. No está diseñado para que usted piense, sino únicamente para manipular nuestras emociones y a través de ellas manejarnos, como es el fútbol, la religión. La mente es el cuco porque durante toda nuestra vida deberíamos tener por tarea el tratar NOSOTROS de gobernar a nuestra mente y no permitir que nuestra mente nos gobierne, pero para esto debemos estar despiertos y lo más cerca posible de la consciencia, la mente no conoce el PRESENTE, es decir, únicamente trabaja en el pasado (que no existe) trayéndose imágenes para complicarnos la vida y también en el futuro que (tampoco existe) creando en nosotros imágenes ilusorias de un futuro prometedor “cuando tenga esto o aquello”>>

Es por eso que sufrimos, porque no vemos el presente, pensamos en pasado y futuro, el sistema te trata dependiendo de cómo le sirvas, te ven como un voto, como billetes, como oportunidades, si eres capaz de darte cuenta de eso, estarás en el mundo pero ya “no” serás parte del sistema” ya no serás parte de este mundo. Esto es lo que Jesús el Cristo tenía bien claro y por eso y otras razones proclamó: “MI REINO NO ES DE ESTE MUNDO”

El sistema es como una pecera, el color de esta depende del punto geográfico donde nacimos, pues heredamos y arrastramos una “horrorosa” herencia cultural,  siendo así que todos los habitantes estamos atrapados en diferentes peceras, teniendo todos independientemente de la pecera 5 paredes que son: la milicia, las creencias por la FE, el dinero, las comunicaciones y la política, estas paredes se defienden entre sí ante cualquier duda de los “despiertos”, se deben y hacen favores, siempre se ponen de acuerdo cuando deben tapar el sol con un dedo, para mantenernos dentro de peceras y seguí alimentando a las estructuras de las peceras, cuando decidas saltar de la pecera te darás cuenta de quiénes han sido tus “Guías” por el momento solo recuerda que: “en el país de los Ciegos, el Tuerto es el rey ”

La tesis central es generar en el lector un cambio de consciencia, es decir un despertar, abandonar el ego, a realizar un equilibrio entre mente, consciencia y cuerpo, porque hasta el momento el sistema nos ha enseñado que nos movamos entre cuerpo y mente, más no para que pensemos, solo se encarga de manipular nuestras emociones y por medio de estas manejarnos a su antojos, como lo haces con los deportes, entre los que destaca es el fútbol, la milicia, el sistema mediático, el marketing entre otros.

El hilo conductor del libro son las vivencias del autor y el hablar de sus investigaciones. El narrador esta en primera persona y es protagonista.

Para desarrollar el análisis del libro, el ufólogo usa el recurso pedagógico, didáctico y explicativo, puesto que enseña y nos instruye para que entendamos de una fácil manera el texto, por medio de gráficos e ilustraciones.

Lo sorprendente de este libro, es que pese a ser escrito por un ufólogo  no habla en todo su libro de esto, solo lo hace cuando se refiere a Jesús como un extraterrestre que nos vino a dar un mensaje “SOLO LA VERDAD NOS HARÁ LIBRES”, pero que las personas se han encargado de vendernos al mensajero, por medio de estampas, y no de enseñarnos a cómo entender su mensaje.

Este texto motiva al lector a pensar en realidad en que es el “SISTEMA” y a reflexionar que es verdad que lo único en lo que basamos nuestra felicidad es el dinero, si nos preguntan ¿estás bien? Y si respondemos SÍ, directamente lo vinculan a que estamos bien en lo económico.

Todo lo que somos, todo lo que hacemos y hasta lo que pensamos está limitado por  el SISTEMA, entonces ¿quiénes somos realmente? ¿cuál es nuestro fin aquí y ahora?

Imagen destacada:

  • [Fotografía de Sarango Jessica]. (Loja. 2017). Libro “Mi reino no es de este mundo” de Jaime Rodríguez.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s