El soporte del libro es irrelevante

El libro es uno de los inventos maravillosos, compuesto de ideas, conocemos el pasado, entendemos el presente, nos instruyen y mejoran el léxico, nos sumergen en infinidad de mundos mágicos. Los géneros en los libros varían y hay para todos los gustos, los románticos, lo que necesitan ayuda, los que se atreven un poco más y leen terror, libros infantiles, de ficción, entre otros. Pero, ¿Qué pasa con la llegada de la tecnología? ¿Qué pasa con los e-books?

Según Gargallo B., actualmente el avance de los medios electrónicos y la digitalización han permitido crear entornos de comunicación totalmente nuevos. Estos entornos no están sujetos a un medio físico y en ellos la información se sitúa en un espacio no real al que muchos denominan “ciberespacio” o “espacio virtual”. (p.4) Con respecto a lo que expresa Gallardo, estos medios permiten que la información tenga más accesibilidad y se la presente de forma más rápida, ya que los usuarios de las bibliotecas y centros de información están cada vez más familiarizados con lo que respecta a la forma electrónica.

Hoy en día con los avances en la tecnología encontramos una nueva manera de experimentar la lectura a través de un e-book “Se trata de un documento electrónico que permite incluir junto al texto, sonidos, imágenes incluso en movimiento, además subrayar palabras, párrafos e incluso hacer anotaciones en los márgenes”. (Pérez, 2001, p.10).  Hoy en día a los lectores se muestran maravillados ante el fácil acceso de los libros electrónicos; el poder hacer clic sobre una palabra subrayada y entender el concepto de esta por completo al instante.

Se puede decir que nos encontramos en una situación similar a la que experimentaron los lectores de otros siglos al tener que transitar del libro manuscrito al impreso. Ahora la pantalla electrónica ofrece una gama de dimensiones que permite manipular los textos a voluntad, (Fregano, 2000). Es decir, tenemos la facilidad de subrayar solo con señalarlo con el dedo,  lectura convencional por el momento no desaparecerá, pero la facilidad que todos tenemos para acceder hacia un dispositivo tecnológico baja los porcentajes de las personas que leen en papel.

Daniel Benchimol en el video Tendencias del mundo editorial señala que la mayoría de los libros impresos no logran ser exitosos, debido a la cantidad de editoriales, la cantidad de títulos, por lo cual los ejemplares del libro a las semanas o como mucho a los meses retornan al autor, el libro digital viene a cuestionar las pilares fundamentales de la industria editorial tradicional, porque aunque lo lean cinco personas seguirá colgado en la red, seguirá vigente, porque no tienen costo y tiene un alcance global.  Resulta una manera libre de que cualquier persona pueda crear sus textos sin temor al fracaso rotundo.

Ahora que contamos con los e-books, que cualquier persona puede subir sus textos a la web, nos deja una única pregunta ¿Dónde queda la importancia del editor?

Llopico señala que en este momento de emergencia del libro electrónico y de otros soportes digitales que nos ofrecen nuevas plataformas para la lectura y para la difusión de la escritura, es obligado plantearnos, también, cuál es el papel del editor tradicional. Nadie tiene una respuesta segura a esta pregunta porque el futuro, aunque está ya frente a nosotros, no es predecible. Pero si hay una evidencia es que tras más de cinco siglos de relativa estabilidad, la constante ahora son los nuevos desafíos que plantea el iPad, el Kindle o la blogosfera en Internet, medios en los que no solo se han sustituido las herramientas y los procesos en el ámbito de la edición, sino también las mentalidades. 

Para Schavelzon El auténtico contrato entre el autor y su editor es un acto de fe, que está por encima de cualquier escrito, simplemente porque no es escribible. Por eso la mayoría de los escritores firman el contrato de edición sin leerlo. Es un acto de fe que no está basado en una entrega ciega, sino en una enorme dosis de confianza, algo fundamental en esta relación, que el editor se ha ganado antes, no por su simpatía –muchos no lo son- sino por su trayectoria, su catálogo, su saber hacer, y a veces también por su saber deshacer.

Hernán Casciari en el video Cómo matar al intermediario opina totalmente diferente, él abrió un blog llamado Orsai, pues por medio de este blog se mantenía comunicado con su familia, en este blog, subía pequeñas historias, lo empezaron a leer muchas personas de otros países, un día el recibe la propuesta de una editorial para hacer libros con las historia que él publicaba de manera gratuita en internet; la prensa lo invitaba a escribir columnas con contenido similar a lo que publicaba en su blog, comete el error de poner intermediarios entre él y sus lectores, con el tiempo tuvo la sensación que la editorial le robaba.

Casciari argumenta que la industria en este caso solo distribuye libros en castellano en los lugares donde es negocio, es decir, Argentina, España y México, con el tiempo se aburrió del mal trato de las editoriales y de las prensa y decide renunciar. Quería demostrar que la famosa crisis de la industria no es económica, sino es moral, es una crisis codiciosa. En el patio de su casa, con un staff integrados por amigos y familia, redactan un decálogo, prometiendo que esta revista se llamará Orsai, y no tendría ni una gota de publicidad, sería impresa y digital, decide brindarse el trato que le hubiera gustado recibir. Matando al intermediario de la distribución que es una mafia, que se queda con el 50% de cada publicación que se compra y el autor solo gana un 8%.

Hay muchos escritores y pocos son los que surgen, las editoriales cumplen un rol importante, pues son como un filtro para que la información que se publique tenga coherencia y veracidad, pero no por esto tienen que dejan al autor, al escritor con una paga insignificante, ¿Que sería de la editorial sin un escritor? Debería haber una reevaluación de los ítems en estos contratos.

Aun cuando la tecnología ha avanzado tanto, no hay sensación más placentera que sentarse a leer un buen libro, pero no menosprecio ningún soporte del libro, puesto que ellos me hacen pensar y el pensamiento me hace libre. Al leer un libro te pierdes en un mundo nuevo y escapas de este. Debemos pensar muy bien lo que vamos a leer, procurar que el libro cale hondo en nuestras mentes, que nos deje una enseñanza, el libro construye personas pensantes, y no hay nada más peligroso que un lector.  

 

 

Referencias:

 

Imagen destacada

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s